Escuela Argentina de Qi Gong

---Líder en Formación Profesional---

El principio de la meditación china – (Dr. Yang Jwing Ming) –

Después de varios miles de años de experiencia, los practicantes chinos de la meditación llegaron a la conclusión de que, al ejercitarse, podían volver a entrenar los músculos abdominales y conseguir un flujo más fuerte de Qi. Este ejercicio se denomina «Regreso a la Niñez». Básicamente, cuando se ejercitan los músculos abdominales, los nervios y canales del Qi acumularán la energía generada por el ejercicio. A este proceso de generación y acumulación de energía se le conoce como «Encender el Fuego». Se logra concentrándose mucho en esta actividad. Posteriormente, se observó que en este ejercicio es necesario coordinar la respiración para ejercitar los músculos con eficiencia y regularidad. Asimismo, esta coordinación de la respiración normal ayuda al que practica la meditación a concentrarse en el ejercicio, ya que la mente puede controlar la generación y el flujo del Qí. Por lo tanto, cuando se medita, es necesario concentrarse en el Dan Tian, lo cual se conoce como «la mente siempre se queda con el Dan Tian».
Como es un principio de la meditación china que el Dan Tian es la fuente de circulación del Qi, las etapas iniciales del entrenamiento se concentran en este punto. Lo primero que hay que aprender es a controlar los músculos abdominales y hacer que se distiendan y contraigan a voluntad, para que el abdomen suba y baje como el de un niño. Este ejercicio de regreso a la niñez se domina mediante la práctica constante. Por lo general, dicho control se logrará después de practicar el ejercicio media hora diaria durante un mes. Practicándolo con frecuencia, el ejercicio generará un nivel cada vez mayor de energía. Al concentrarse en el Dan Tian, la energía se concentrará en ese punto. Cuando el Qi acumulado sea bastante fuerte, se experimentará una sensación de calor en el Dan Tian.
Este ejercicio abdominal de regreso a la niñez aporta varios beneficios. En primer lugar, con el movimiento ascendente y descendente de los músculos de esta región al respirar profundamente, se da masaje al estómago y los intestinos y se ejercitan los músculos que mantienen en su lugar los órganos internos, además de aumentar su fuerza. Esta es la razón por la que el ejercicio de respiración profunda puede ayudar a curar hernias, las cuales son provocadas por la flacidez de los músculos internos. En segundo lugar, el ejercicio de los músculos abdominales genera Qi no sólo para su circulación, sino directamente para los órganos a los que sostienen y rodean. Este flujo de Qi y la mayor circulación sanguínea mantienen sanos los músculos. Finalmente, al respirar profundamente, los pulmones se llenan hasta su máxima capacidad, con lo que se fortalecen y se limpian.
Si se siguen realizando estos ejercicios durante otras dos o tres semanas después de haber experimentado una sensación de calor en el Dan Tian, se sentirá una contracción o cosquilleo en los músculos. La acumulación de Qi en sus nervios y canales hace que se pierda el control muscular. En meditación, a este fenómeno se le conoce como Dong Chu o sensación de movimiento. (De hecho, este término lo utilizan quienes practican la meditación para referirse a cualquier fenómeno perceptible provocado por el flujo, la redistribución o la acumulación excesiva del Qi.