Escuela Argentina de Qi Gong

---Líder en Formación Profesional---

La Paqueña Circulación Celeste

Hace miles de años, los maestros taoístas descubrieron los centros de energía del cuerpo, mediante la observación interior. Mediante procesos de relajación mental y física, utilizando sus sentidos interiores, los maestros descubrieron que algunas partes del cuerpo tienen más Qi que otras. Sirven como puntos de acumulación de nutrientes para unos órganos y glándulas.

Notaron que estos centros pueden recibir energía de fuentes externas, como la fuerza electromagnética, la vibración de la tierra, la luz y la frecuencia o sonido, de la luna, el sol y las estrellas. Los maestros descubrieron que estos centros se conectan para formar un circuito al que llamaron Órbita Microcósmica, se refiere a un gran depósito de Qi que abastece de Energía al resto del cuerpo.

En primer lugar, llena los dos primeros Canales Extraordinarios o Ancestrales, son estos los que forman la Órbita Microcósmica. Estos alimentan los otros seis.

Después llena los doce Canales Ordinarios: los seis Yin y los seis Yang. Los canales Yin y los Yang están todos conectados con alguno de los órganos vitales. Así es cómo la meditación de la Órbita Microcósmica envía Qi nutritivo a todo el cuerpo.